Una mujer da de mamar a su bebé en el fondo de la imagen y delante aparecen un sacaleches y varios envases para conservar la leche materna

CONSERVACIÓN LECHE MATERNA

Las mamás que dan de mamar a sus bebés saben que en algún momento tienen que extraerse la leche. Unas veces porque les sobra en las tomas. Y otras, porque deben preparar la leche materna para que su bebé la tome mientras ellas no están. La cuestión es que después de extraer leche materna hay que conservarla bien. Así no perderá sus propiedades ni se deteriorará. Así que, atentas todas porque os vamos a dar los mejores consejos para que esto no ocurra. Y además, os hablaremos de algunas otras cosillas que seguro os servirán de ayuda.

Como ya sabréis, la leche materna es importante porque es el mejor alimento para los niños. Tiene muchos nutrientes, entre ellos: proteínas, vitaminas y minerales, necesarios para la correcta alimentación y desarrollo del bebé. Pero, ¿cómo se produce la leche materna?, y ¿cuál es su contenido?. Vamos a verlo.

Encuentra todo lo que necesita tu bebé en KAMBID.ES
Es un banner de Kambid.es donde aparece la frase "Compra online directo en Farmacias, Ortopedias, Herbolarios, Parafarmacias...". A la derecha una chica morena en un sofá beige con un ordenador que se ve que está viendo en internet Kambid.es.

Producción de leche materna

La lactancia materna pasa por un proceso que consta de dos fases:

  1. Lactogénesis. Proceso por el que las glándulas mamarias maduran y empiezan a segregar leche materna tras el parto.
  2. Galactopoyesis. Esta fase es en la que se mantiene la producción de leche hasta la etapa final de la lactancia materna.

Puede ocurrir que produzcas poca cantidad de leche, o eso creas, y pienses que no alimentas bien a tu bebé. Ante esta situación, que se da pocas veces, primero hay que asegurarse de que el bebé realmente no queda saciado. O que no tenga más hambre porque ya haya tomado la cantidad que necesita. Si no es así, entonces sí que debes plantarte aumentar la leche materna.

Cómo producir más leche materna

Lo normal es que cuanto más succione el bebé más cantidad de leche produzca su mamá. Aunque si esto tampoco funciona, habrá que averiguar las causas. Entre otras, encontramos:

Que la mamá tenga estrés o haya sufrido diabetes gestacional. Ambas son situaciones pasajeras que, al remitir, harán que todo vuelva a la normalidad y salga más cantidad de leche.

Tomas poco frecuentes. Puede que el bebé no reclame el pecho a sus horas o haga pequeñas tomas. La falta de estimulación puede repercutir directamente en que disminuya la producción de leche. Lo mejor es alimentar al bebé a demanda y darle el pecho cuando y durante el tiempo que quiera. En estos casos, si se acostumbra al bebé a un horario, puede que no tome la dosis necesaria de leche.

Mala posición o agarre del pecho. Si el bebé no está cogiendo bien el pecho, no puede succionar toda la leche que necesita. Por lo tanto, hay que lograr que lo consiga para que se alimente correctamente. Y para que la mamá siga produciendo suficiente leche.

Dolor en los pezones. Si se da de mamar muchas veces al día puede que los pezones se agrieten y duelan. Un motivo para que las mamás dejen de dar el pecho, aunque sea de forma puntual hasta que se recuperen. Esta situación, así como tomar anticonceptivos, no alimentarse correctamente o algunos cambios hormonales también pueden frenar la producción de leche.

Como veis, cualquiera de los casos tiene solución. Y, en cuanto se resuelvan, podréis volver a dar de mamar así como tener más leche materna. Es verdad que para lograrlo necesitaréis estimular el pecho algo más con las tomas y/o con la extracción.

Aparece un bebé de espaldas, vestido con un pijama gris de estrellas mientras su madre le da de mamar leche materna de su pecho

Composición leche materna

Puesto que el período de lactancia pasa por varias etapas, la leche materna va cambiando. Esto se debe a que el cuerpo de las mujeres se prepara para ir ajustando la producción de leche a las necesidades de su bebé. De hecho su composición varía también según la hora del día, de un pecho a otro, durante la toma… Pero, en general, se puede hablar de cuatro tipos de leche materna.

Pretérmino

Se produce cuando las mamás dan a luz antes de tiempo. Esta leche materna contiene plasma, inmunoglobulinas (anticuerpos), cloro, sodio y lactosa. Ésta última en menor cantidad que la leche madura aunque con más proteínas como la lactoferrina o la albúmina sérica.

Calostro

Es un líquido espeso y amarillento, por su alta concentración en betacarotenos. Puede salir en los últimos meses del embarazo y durante 3 ó 4 días tras el parto. El calostro, que precede a la leche materna, es fundamental porque aporta todo lo que necesita el recién nacido. Contiene gran cantidad de proteínas y vitaminas liposolubles: A, E, K y D. Además de los siguientes minerales: potasio, hierro, sodio, selenio, zinc, manganeso y azufre. Gracias al aporte de defensas que proporciona, refuerza el sistema inmunológico del bebé. También tiene enzimas que favorecen su sistema digestivo y lo preparan para tomar la leche materna.

Leche de transición

Es la que se produce de los cuatro a los diez días después del parto. Suele aumentar su volumen progresivamente durante estos días, es lo que conocemos como subida de la leche. Tiene más vitaminas hidrosolubles que el calostro, como la vitamina C y las vitaminas del grupo B. Y mayor contenido también en lactosa y grasas.

Leche madura

Es la que segregan las glándulas mamarias a partir de los diez días. Y durante los seis meses siguientes al parto y los posteriores oscila su cantidad. Normalmente va de más a menos pero eso depende de cada mujer. Con ella el bebé obtiene todos los nutrientes y aporte energético que necesita para crecer y desarrollarse. Ésta, ahora ya leche materna, contiene caseína, agua, vitaminas, minerales, proteínas, lactosa, grasas, hidratos de carbono, enzimas, hormonas y oligoelementos. Además de otros componentes como los lípidos, ácidos grasos o el colesterol, entre otros.

Vemos la mano izquierda de una mujer embarazada que sostiene su barriga mientras que con su mano derecha muestra unos patucos azules a la altura de sus mamas donde ya se aprecia que tiene la leche materna antes del parto.

Llegado este momento, lo normal es dar el pecho. Aunque hay quien prefiere no hacerlo e incluso, por las circunstancias que sean, recurrir a la lactancia mixta. En cualquier caso, llegará el momento en que haya que extraer leche materna. En el mercado podemos encontrar sacaleches automáticos o manuales, por eso no hay problema. Pero, una vez extraída hay que saber cómo almacenar la leche materna.

Conservar la leche materna

Este punto es especialmente importante. Tanto la conservación como el proceso de congelación y descongelación son claves para mantener el buen estado de la leche.

  • En primer lugar, cuando se extrae la leche hay que lavarse las manos previamente.
  • Usar recipientes limpios, o bien hervidos o bien lavados con agua caliente y jabón. También se pueden lavar en el lavavajillas.
  • Se pueden usar frascos, aptos para alimentos, de plástico duro o de vidrio y con tapa hermética, no metálica. También están las bolsas especiales para almacenar leche materna y los biberones. Los biberones para los bebés, mejor que sean anticólicos.
  • Fechar todos los envases antes de guardarlos.

Cuánto dura la leche materna

Los datos de la web de La Liga de La Leche en España, muestran la siguiente información sobre conservación.

  • El calostro. A temperatura ambiente, entre 27 y 32 grados, dura entre 12 y 24 horas.
  • La leche madura. A 15 grados -> 24 horas; entre 19 y 22 grados -> 10 horas; y, a 25 grados, de 4 a 8 horas. En el caso de congelarla, entre 0 y 4 grados, dura de 5 a 8 días.

Congelar leche materna

También es importante saber cómo congelar leche materna porque depende del tipo de frigorífico y congelador que tengamos. Y si la vas a congelar en un biberón o bolsa, no los llenes hasta arriba porque se expande.

Vemos un congelador con varias cajas de plástico trasparente llenas de envases con leche para congelar leche materna.

> Si el congelador está dentro del la misma nevera, hay que tenerla máximo 2 semanas.

> En un congelador de una nevera tipo combi, se puede mantener de 3 a 4 meses.

> Y si es sólo un congelador, a una temperatura media de 19 grados, aguantará 6 meses o incluso, algo más.

Consejos de descongelación de la leche materna

Deja que la leche se descongele en la nevera para evitar que pierda sus propiedades. O bien, ponla en un recipiente con agua templada o bajo el grifo a un máximo de 37 grados. Nunca al baño maría.

No la calientes cuando esté congelada ni la descongeles en agua hirviendo o en el microondas.

Cuando te extraigas la leche, puedes mezclarla con otras que tengas en la nevera. Pero sólo cuando esté a la misma temperatura que las demás. No añadas nunca la leche recién extraída a la que ya está fría.

Guarda la leche en la parte más fría de la nevera, nunca en la puerta. Y, una vez descongelada, no la vuelvas a congelar.

Si has congelado y descongelado la leche y no vas a dársela a tu bebé puedes meterla en la nevera. Pero no esperes más de 24 horas para usarla.

Cuando calientes la leche, evita que hierva. Y muévela con suavidad antes de comprobar su temperatura.

¡Esperamos haber aclarado muchas dudas!

Un abrazo fuerte,

El equipo de kambid.es

Encuentra todo lo que necesita tu bebé en KAMBID.ESEs un banner de Kambid.es donde aparece la frase "Compra online directo en Farmacias, Ortopedias, Herbolarios, Parafarmacias...". A la derecha una chica morena en un sofá beige con un ordenador que se ve que está viendo en internet Kambid.es.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Publicar opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *