Una mujer en el supermercado mira los ingredientes de un champú sin sulfatos.

CHAMPÚ SIN SULFATOS NI SILICONAS NI PARABENOS

Últimamente hay más preocupación por elegir un champú sin sulfatos, ni siliconas, ni parabenos. Dicen que es lo más sano para nuestro pelo. Muchas personas por eso prefieren un champú natural, sin químicos, que no agreda nuestro pelo ni el cuero cabelludo… Aunque es verdad que también otras personas defienden sus beneficios por sus buenos y rápidos resultados. Y los defienden además porque no son peligrosos ni tóxicos.

Al final, tanto unos como otros, lo que buscamos es que nuestro pelo esté limpio, sano y brillante. Por eso hoy hablamos de la cosmética para el cuidado de nuestro pelo. Os contaremos si usar un champú sin sulfatos, ni siliconas, ni parabenos es tan bueno como aseguran. Si son tan dañinas estas sustancias o si un champú sin sulfatos es mejor y porqué. Pero para eso, tenemos que empezar por conocer cada uno de estos ingredientes y sus efectos para decidirnos.

Es un banner de Kambid.es donde aparece la frase "Compra online directo en Farmacias, Ortopedias, Herbolarios, Parafarmacias...". A la derecha una chica morena en un sofá beige con un ordenador que se ve que está viendo en internet Kambid.es.

Sulfatos

Los sulfatos de tipo inorgánico son las sales del ácido sulfúrico. Unidas al sodio, son las que se utilizan como aditivo en los detergentes. Motivo por el que podemos encontrarlos tanto en un champú como en el detergente para la ropa. Entre sus facultades están:

  • Limpiar la grasa y la suciedad.
  • Hacer espuma.

Pero podrían resultar agresivos para nuestro pelo y cuero cabelludo. Eso sí, si se usan continuamente y mucha cantidad. Es ese caso, pueden llegar a:

  • Resecar el pelo y el cuero cabelludo.
  • Provocar falta de brillo y puntas abiertas.
  • Acabar con sus aceites y queratina natural.
  • Mermar la resistencia del pelo.
  • Decolorar más rápido el tinte que llevemos.
  • Irritar el cuero cabelludo.
  • Afectar a los rizos.

Champú Sin Sulfatos

Para que los sulfatos en un champú no sean dañinos, según la opinión de los expertos, la cantidad debe ser muy pequeña. Hay personas a las que no les afectan pero a otras sí. Así que, si notamos que nuestro champú habitual empieza a no irnos bien, es mejor que probemos con un champú sin sulfatos.

Lo que sí recomiendan es evitar los sulfatos en niños y personas con el cuero cabelludo sensible. Su acción limpiadora, al eliminar la grasa de la piel, puede dejarla indefensa y provocar escozor o irritación. Incluso el efecto contrario, haciendo que nuestro cuero cabelludo produzca más grasa para compensar la pérdida de aceites naturales.

Una chica dentro de la ducha lavándose la cabeza con un champú sin sulfatos y todo el pelo lleno de espuma.

Un champú sin sulfatos contiene detergentes pero son más suaves y cuidan el pelo con mayor delicadeza. Son más ligeros y, a pesar de que no hagan la misma cantidad de espuma, son igual de eficaces. Incluso si te lavas el pelo con mucha frecuencia, evitan que el cuero cabelludo se irrite. Es apto además para las personas con eczemas o alergias.

Para asegurarnos de que compramos un champú sin sulfatos tenemos que comprobar en la etiqueta que no ponga “Sodium Laureth Sulfate”. Este ingrediente o sus derivados son los que más consecuencias negativas nos podrían traer. Sin embargo, no todos los sulfatos que incluye un champú son nocivos ni agresivos para nuestro pelo.

Siliconas

Las siliconas son polímeros inorgánicos que se añaden a los champús, entre otros motivos, porque:

  • Dan brillo y suavidad al pelo.
  • Proporcionan un peinado fácil y un acabado sedoso.
  • Evitan daños en las fibras capilares.

Sin embargo hay que diferenciar dos tipos de siliconas. Las no solubles (o indisolubles) al agua y las solubles (o hidrosolubles).

  1. Siliconas no solubles: Crean una película protectora sobre las fibras capilares que, con el tiempo, puede ir acumulándose y hacernos perder volumen. Esto sucede porque al lavarnos la cabeza, el agua no puede desincrustarlas. En este caso, paradójicamente, los sulfatos ayudarían en esta tarea.

Los detractores de las siliconas en productos para el cuidado del cabello incluso van más allá. Aseguran que son muy perjudiciales porque terminan asfixiando el pelo y dejándolo sin vida. Y que además, propician que nuestro pelo se ensucie antes.

Los ingredientes en un champú con terminaciones: -xane, -cono o -conol son las siliconas indisolubles.

Una melena morena larga con el pelo enredado y que está pasando los dedos de la mano derecha para desenredarlo porque no ha usado un champú sin sulfatos.

  1. Siliconas solubles no son tan malas como las pintan. Cumplen con su efecto protector y nos aportan brillo, suavidad e intensidad al pelo. Éstas siliconas sí se van con los lavados, por lo que, mantienen nuestro pelo y cuero cabelludo libre de estas sustancias.

Se pueden identificar entre los ingredientes de un champú porque suelen ir con el prefijo Peg-.

Champú sin siliconas

Utilizar un champú sin siliconas evita que las “no solubles”, se queden en nuestro cuero cabelludo. Pero este proceso se tiene que hacer con paciencia. De hecho, lo que suele ocurrir es que el pelo se seque, se enrede algo más y parezca apagado. Eso es porque le estamos quitando la capa que lo envolvía…

La solución para que vuelva a su estado natural no es otra que hidratarlo. Después de un tiempo, iréis viendo como vuestro pelo se recupera y recobra un aspecto saludable.

Parabenos

Los parabenos o parabenes, aunque cada vez menos, son compuestos químicos que se emplean en farmacia y cosmética. En productos como el champú:

  • Son buenos conservantes.
  • Protegen los productos de bacterias, microbios y hongos.

Aunque, como decimos, ya están menos presentes porque hace años algunos estudios lo relacionaban con el cáncer de mama, entre otras enfermedades. De hecho, algunos de estos compuestos, no todos, pueden alterar el equilibrio hormonal del organismo.

Por este motivo, La Unión Europea ya en 2014 prohibió el uso de algunos parabenos. Entre ellos se encuentran: isopropylparaben, isobutylparaben, phenylparaben, benzylparaben o pentylparaben. Los que sí están admitidos por la legislación, aunque en concentraciones restringidas son: methylparaben,  ethylparaben, butylparaben y proylparaben.

Unas manos vertiendo el contenido de un bote de champú sin sulfatos.

Champú sin parabenos

Un champú sin parabenos llevará otro tipo de conservante para que se mantenga en buenas condiciones y no pierda su eficacia. Además podrá evitar la posibilidad de que aparezcan:

  • Dermatitis de contacto.
  • Irritaciones en la piel.
  • Rosácea.

Desde la OCU, por precaución, se recomienda evitar cosméticos que contengan parabenos, sobre todo, butylparaben y proylparaben. Y, en general, que no los usen mujeres embarazadas ni niños menores de 3 años.

Para saber si un champú sin parabenos realmente lo es, mirad los conservantes. Son también parabenos el Benzoato de sodio, el Sodium, el Ammonium y el  Laureate Sulphate.

Nuestra conclusión es que puedes usar un champú sin sulfatos ni siliconas ni parabenos para prevenir efectos nocivos. Pero que como habéis visto, no todo es blanco o negro en los ingredientes de un champú.

No dejes de visitar nuestra web de venta online KAMBID.ES.

¡Saluditos!

El equipo de Kambid.es

Es un banner de Kambid.es donde aparece la frase "Compra online directo en Farmacias, Ortopedias, Herbolarios, Parafarmacias...". A la derecha una chica morena en un sofá beige con un ordenador que se ve que está viendo en internet Kambid.es.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

¿Y tú que opinas?

Publicar opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *